China fortalece su influencia comercial y política en Latinoamérica.


China está aprovechando su creciente superávit comercial en Latinoamérica para sumar apoyo a sus posiciones en la ONU.

n los últimos 15 años, China pasó de ser un socio económico relativamente insignificante en Latinoamérica, hasta convertirse en el primer socio comercial de algunas de las economías más grandes de la región.

En muchos casos, China superó a Estados Unidos en su propio patio trasero. Desde el 2000, en su conjunto, las exportaciones latinoamericanas a China aumentaron de forma creciente, con una tasa promedio de crecimiento anual de las exportaciones del 23%.

Sin embargo, este panorama relativamente optimista oscurece el hecho de que en los últimos años esta tasa cayó en picada, frenando a una tasa de crecimiento de sólo un 7,2% en 2012. Gran parte de este aminoramiento puede atribuirse a la caída de precios de las materias primas. A pesar del importante crecimiento experimentado por las exportaciones latinoamericanas a China, sus precios vieron una volatilidad, haciendo que los valores totales de las exportaciones se estanquen, o incluso disminuyan.

El hecho de que las exportaciones latinoamericanas a China tengan a las materias primas como un componente preponderante, representa una vulnerabilidad de la región respecto a las fluctuaciones de los precios.

Más del 50 por ciento de las exportaciones de América Latina se concentran en sólo tres sectores: el cobre, el hierro y la soja. Esta falta de diversificación es problemática, ya que los precios del cobre y del hierro experimentaron una caída de dos dígitos porcentuales en los últimos años mientras que los precios mundiales de la soja también comenzaron a estancarse.

Además, estas tres principales materias primas de exportación se concentran en Argentina, Brasil y Chile, lo que demuestra, además, una falta de diversificación regional de las exportaciones a China. Esta falta de diversificación en las exportaciones, así como en las naciones exportadoras, deja a América Latina en su conjunto vulnerable frente cambios imprevistos de tendencias o shocks externos.

Por el contrario, las exportaciones chinas a América Latina están creciendo tanto en volumen como en precio, debido principalmente a la diversidad y la naturaleza relativamente sofisticada de los productos exportados. La mayoría de las exportaciones chinas a América Latina se encuentran en el sector manufacturero, con una importante participación de productos electrónicos y automotores. Tales industrias, en comparación con las materias primas, son mucho menos vulnerables a variaciones fuertes de precios, preservando así la gran parte del valor total de las exportaciones chinas.

El impacto de estas tendencias se debe a que desde 2011, existe un creciente déficit comercial de Latinoamérica con China. A pesar de que el volumen de las exportaciones a China está aumentando, la naturaleza de las exportaciones de Latinoamérica está socavando el crecimiento y creando un problema inminente en la balanza de pagos. Siempre y cuando los precios de las materias primas se reduzcan, esta tendencia continuará hasta el 2014.

A medida que China avanza para convertirse como el principal socio comercial de la región en su conjunto, la influencia de EE.UU. puede ser menor en Latinoamérica. Una mayor dependencia de la demanda china de materias primas probablemente impulsará próximamente cambios significativos en la política exterior de Latinoamérica.

China comenzó a aprovechar su influencia económica en la región para disminuir el peso político de Taiwán en Latinoamérica. Los líderes chinos buscan socavar cualquier apoyo internacional a la independencia de Taiwán. En caso de que el tema llegase a la ONU o la Corte Internacional de Justicia, China ya bloqueó el apoyo de casi todos los países de la región latinoamericana.

Algunos de los países latinoamericanos tradicionalmente considerados de izquierda están alineándose con China por motivos políticos (interpretando a China como una alternativa a la hegemonía de los Estados Unidos), y tal vez más importante, por intereses económicos. Países productores de petróleo como Venezuela, Brasil y Ecuador, tienen una fuerte dependencia respecto al comercio con China y, como resultado, tienden a alinearse con China en el escenario diplomático internacional.

De hecho, un estudio reciente llegó a la conclusión de que cuanto mayor relación comercial tiene un país con China, más inclinado estará a votar a favor de China en la ONU. Además, esto pondrá límites al escrutinio internacional sobre las violaciones a los derechos humanos en China. En definitiva, a medida que China aumenta su influencia política y económica en Latinoamérica, Estados Unidos podría verse cada vez menos influyente en la región que Washington consideraba el patio trasero de Estados Unidos.

Fuente: La gran epoca.

COMENTARIOS


Nombre:

Comentario:
Carácteres restantes: 200
captcha
Recibe los últimos articulos en nuestro boletín:



Nombre:
Teléfono:
E-Mail:
Mensaje:
Escribe los caracteres:
TIPO DE CAMBIO

Para operaciones de comercio exterior
$17.9308 M.N.
18-03-2016
NOTICIAS
En LTC queremos atender tus operaciones de IMP/EXP. Sabemos la importancia y cumplimiento de tu logística, contáctanos..
Copyright Mxico Importa y Exporta 2011. Sitio desarrollado por DirectorioVeracruz.com