México es políticamente autista y alcohólico: Abel Pérez Zamorano.


El doctor en economía explica cómo afectará la crisis económica de EU a México.

Este lunes, Ricardo Esquivel Castañeda, director de la organización Antorcha Campesina en el estado de Sonora, y Marco Antonio Lázaro Cano, ex presidente municipal de Chimalhuacán y director de Antorcha Campesina en Sinaloa, convocaron a una reunión con los medios en conocido restaurante de la ciudad. El objetivo principal fue tener un acercamiento al panorama económico mundial, y para esto contaron con la presencia del doctor en economía y director de la Revista Mexicana de Economía Agrícola y de los Recursos Naturales, Abel Pérez Zamorano.

Según el doctor Pérez, profesor de la Universidad Autónoma Chapingo, la crisis provocada por la economía de mercado es similar a la Gran Depresión que se dio en Estados Unidos a partir de la caída de la bolsa del 29 de octubre de 1929 (conocido como Martes Negro), hasta el establecimiento del New Deal en 1932.

Los indicadores, según el doctor, son claros: Nuestro vecino del norte consume más de lo que produce; vive de prestado, lo que la convierte en la economía más endeudada del mundo; tiene deudas fuertes con China; y ha sobresaturado el mercado de dólares no respaldados con oro desde 1971, con el presidente Richard Nixon.

Nadie hubiera creído que Estados Unidos pudiera quebrar, pero ahora vemos que el dólar se devalúa contra el euro, porque tiene menor demanda de parte de grandes empresarios e incluso naciones. Por ejemplo, China ya ha comenzado a hacer transacciones con economías como Rusia, Argentina y Brasil usando Yuanes y Rublos, Pesos Argentinos y Reales, respectivamente. Además, el oro como mercancía universal ha aumentado su demanda, pues los inversionistas ya no confían en los dólares o bonos emitidos por Estados Unidos, comenta.

Lo más preocupante es la relación que tiene la economía estadounidense con nuestro país, pues México ha estado ligado a ésta desde hace mucho tiempo, hecho que cobró más fuerza con las facilidades que le dio a los productores mexicanos el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), en lo referente a exportación. El mercado interno es prácticamente inexistente, pues gran parte de la producción se exporta, sobre todo a Estados Unidos. El 85% de las exportaciones se van a Estados Unidos, contra sólo 6% del segundo destino, Europa. El problema de los productores mexicanos fue, como dice el dicho popular, poner todos los huevos en una sola canasta.

Las estrategias de uso de deuda de Estados Unidos lo han llevado a tener tasas de desempleo históricas, sobre todo tras la llamada crisis hipotecaria SubPrime. A esta crisis, cuya fecha oficial de inicio fue el 9 de agosto de 2007, se le considera detonante de la crisis financiera de 2008 y de la crisis económica de 2008, y fue combatida con numerosas declaraciones de quiebra financieras, nacionalizaciones bancarias, constantes intervenciones de los Bancos centrales de las principales economías desarrolladas, profundos descensos en las cotizaciones bursátiles y un deterioro de la economía global real, lo que supuso la entrada en recesión de algunas de las economías más industrializadas. El desempleo en Estados Unidos había alcanzando, para el 11 de marzo de este año, alrededor del 9,7 % de su población, según el World Factbook (Libro de los hechos mundiales) de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés).

La frontera: problemas por ósmosis.
Los problemas que México tendrá debido a la situación del otro lado son evidentes, explica Pérez Zamorano: A mayor desempleo, el vecino país tendrá menos gente que pueda comprar productos, lo que trae por consecuencia menor flujo de dinero. Esto generará menores ganancias a las industrias, que se verán forzadas a reducir su producción para aminorar sus pérdidas. Esto traerá, sobre todo en la industria y en el mercado alimentario, una reducción de importaciones. Debido a la dependencia del mercado estadounidense por parte de los productores mexicanos, y al mercado interno deprimido por la pobreza, los rangos de producción en México bajarán, se recortara personal y aumentará el desempleo.

México es el primer lugar del mundo en expulsión de población, incluso por encima de países superpoblados y pobres como China o la India. Según CONAPO, hay un saldo migratorio neto de 400 mil mexicanos al año, lo que significa que se van del país 400 mil personas MÁS de las que regresan voluntariamente o son deportadas. De hecho, por estos días hemos podido escuchar que los norteamericanos se ufanan de cifras record de freno a la inmigración, y a la generalización de las leyes anti inmigrantes, como la ley SB1060 de Arizona. Esto es debido a que se encuentran con mano de obra ilegal excedente, por lo cual tienen que evitar que sigan llegando trabajadores, al mismo tiempo que expulsan a los inmigrantes que pueden, para tratar de estabilizar su economía. Así pues, si a la baja de la producción provocada por la falta de exportaciones mexicanas añadimos lo que se perderá en remesas, que es la tercera fuente de ingresos del país, tendremos un escenario difícil, manifestó.

Otro de los problemas que puede presentarse es lo que éste reportero denominó Reflujo Migratorio, es decir, el hecho de que la falta de empleo o de dinero obligue a los mexicanos residentes a regresar a México. Lo estamos viendo incluso en algunos estadounidenses, y en hijos de mexicanos que nacieron y residían legalmente en el vecino país. Definitivamente, y es muy acertado el término, ha habido un reflujo migratorio. Los trabajadores vuelven a México, o se quedan una temporada con amigos, conocidos o familiares que aún tienen empleo, mientras siguen buscando trabajo, aseguró el economista.

La situación es tan grave que durante las pasadas semanas las peticiones de cobertura del seguro de desempleo estadounidense, prestación que da ayuda económica a los trabajadores que se quedan sin trabajo, alcanzó 408,000 personas. El número de personas que lo reciben se elevó a 3.7 millones, desde una lectura previa de 3.69 millones, en una semana.

Ante el cierre de fronteras y el repatriamiento de miles de inmigrantes sucederán situaciones importantes. No sólo la economía mexicana no crecerá, se reducirán las remesas y dejaremos de expulsar población, lo cual había reducido un poco los márgenes de pobreza en el país, sino que debido a las repatriaciones y los migrantes que no pueden llegar a cruzar al otro lado, aumentarán en estados como Sonora, Baja California Norte, Chihuahua y otros estados fronterizos el desempleo, la pobreza, la necesidad de viviendas, servicios públicos y educación, apuntó el también maestro por la Universidad de Cambridge.

La solución: emular viejas estrategias.
En México el salario mínimo es de 56 pesos diarios. Según el censo de población y vivienda del 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 31 millones de cabezas de familia ganan el salario mínimo, y cada familia está compuesta, en promedio, por 4 personas. Eso significa que cada familia tiene disponibles para gastar diariamente en cada miembro, y cubrir alimentación, vestido, educación, entretenimiento y otras necesidades, 14 pesos por miembro. ¡14!. ¿Qué compras con eso? Estas situaciones nos llevan en México a tener 85 millones de pobres, y 14 millones de ellos cargan con pobreza alimentaria, es decir, la imposibilidad de los hogares de obtener una canasta alimentaria aun haciendo uso de todos los recursos disponibles. En el caso de Sonora, hay casi un millón de pobres, en un estado con 2.6 millones de personas. Es increíble que eso suceda, ya no hablemos en un país pobre, sino en la economía número 12 a nivel mundial.

El gobierno mexicano es no sólo un autista político, en razón de que no ve y no oye lo que pasa a su alrededor y vive en un mundo interno, sino que también es alcohólico, pues se niega a reconocer, como en programa de doce pasos, el primero de ellos: aceptar que existe un problema. Las políticas de México se basan en un idealismo semántico, es decir, que si algo no se nombra no existe, y viceversa. Por eso ya no tenemos ciegos, ni invidentes, sino personas con capacidades diferentes. No existen ya los ancianos, son personas de la tercera edad o adultos en plenitud. Por eso en México no hay crisis, sino catarritos. Así nunca vamos a llegar a soluciones, porque no hay problemas .

Para el economista, las soluciones son simples.
Reactivar la demanda a través del aumento de los salarios mínimos, como hizo el presidente estadounidense Theodore Roosevelt, a sugerencia del economista británico John Maynard Keynes, para lograr el Welfare State, o estado de bienestar. Para esto sería necesaria la intervención del gobierno mexicano, a través de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos.

Desarrollar estrategias para promover el empleo, pues tan sólo para absorber a los egresados de las preparatorias y universidades que se integran al mercado laboral cada año sería necesario crear 1.3 millones de puestos laborales.

Dejar de enfocarse en los mercados externos y fortalecer el mercado interno, pues “ya se está pensando que la solución es exportar a otros países, como por ejemplo a China. Sin embargo, con una crisis mundial, no pensamos en el caso obvio de que China está pensando en vendernos a nosotros para desahogar su producción”, afirma.

Fuente: DOSSIER POLITICO



COMENTARIOS


Nombre:

Comentario:
Carácteres restantes: 200
captcha
Recibe los últimos articulos en nuestro boletín:



Nombre:
Teléfono:
E-Mail:
Mensaje:
Escribe los caracteres:
TIPO DE CAMBIO

Para operaciones de comercio exterior
$17.9308 M.N.
18-03-2016
NOTICIAS
En LTC queremos atender tus operaciones de IMP/EXP. Sabemos la importancia y cumplimiento de tu logística, contáctanos..
Copyright Mxico Importa y Exporta 2011. Sitio desarrollado por DirectorioVeracruz.com