El comercio internacional y la libre competencia


Hoy en el mercado internacional hay normas para que los gobiernos se abstengan de intervenir en los mercados. Hay que incrementar la capacidad internacional de controlar o limitar la acción de los monopolios
La teoría económica es generosa en argumentos que tienden a demostrar que si en un determinado mercado existe competencia perfecta, entonces se obtiene allí una situación caracterizada por el máximo nivel de producción, el mínimo nivel de precios y el máximo nivel de satisfacción del productor y del consumidor. Esa situación de competencia perfecta se define ­siempre en ese ámbito puro y hermoso de la teoría- como una situación en la cual ningún productor ni ningún consumidor tiene poder suficiente como para definir precios en el mercado y, además, el mercado es perfectamente transparente, existe plena libertad de entrada y de salida al mismo y los factores productivos pueden trasladarse libremente hacia la actividad donde su satisfacción sea máxima.

La presencia de monopolio o de oligopolio es una de las circunstancias en las cuales el mercado se aleja de esa situación de óptimo. Allí el productor tiene la posibilidad de definir precios y niveles de producción que son diferentes a los que existirían en condiciones de libre competencia, y que implican menor satisfacción de los consumidores pero mayores ganancias para el empresario.

Cuando eso sucede, el Gobierno, en defensa del interés general, puede intervenir en ese mercado desplegando una serie de instrumentos y/o de políticas económicas que tienden a acercar esa situación a la situación de óptimo. Puede, por ejemplo, imponer un control de precios que fuerce al monopolio a bajar el precio y/o a aumentar la producción.

Puede también imponer mecanismos tributarios que impliquen que el Gobierno expropie las rentas o las ganancias extraordinarias o monopólicas de las cuales se apropia inicialmente la empresa en condiciones no competitivas.

EL MERCADO Sin embargo, cuando la falta de competencia se da en el plano internacional, es decir, cuando en ese nivel de mercado existe una sola empresa proveedora de un bien o de un servicio ­o incluso cuando las empresas proveedoras son pocas- las posibilidades de ponerle coto a sus ganancias extraordinarias y abusivas por la vía de los instrumentos de la política económica convencional son más difíciles o casi imposibles.

En el mercado internacional contemporáneo se han generalizado las normas, los acuerdos y los compromisos tendientes a imponer que los gobiernos se abstengan de intervenir en los mercados. Se generaliza la desregulación y la reducción de los aranceles y de los mecanismos proteccionistas no arancelarios. Se tiende a homologar el concepto de libre competencia con el concepto ­intrínsecamente diferente- de no interferencia del gobierno. Pero ese mercado internacional está en alta medida caracterizado por la presencia de empresas monopólicas u oligopólicas, que manipulan sus precios y sus niveles de producción para efectos de maximizar sus ganancias.

Frente a ese tipo de empresas la capacidad de intervención de los gobiernos no es la misma que cuando esas empresas actúan sólo en el ámbito nacional. En el mercado internacional los gobiernos no actúan como entes reguladores del mercado, sino que actúan por lo general como meros consumidores. No tienen capacidad de controlar precios, sino solo pueden tomar decisiones sobre si comprar o no. Los precios se fijan en un ámbito internacional, en el cual los gobiernos realmente existentes tienen muy poca capacidad de incidir. De hecho, no existen instancias internacionales que tengan capacidad de velar por el imperio de la libre competencia.

En materia tributaria los gobiernos nacionales mantienen cierta capacidad de imponer aranceles e impuestos, pero las empresas trasnacionales -por la vía de dividir sus procesos productivos entre muchos países diferentes- logran colocar o disimular sus ganancias allí donde los impuestos sean los más bajos.

También la práctica internacional conducente a otorgar trato nacional a las empresas trasnacionales, limita la capacidad de los estados de gravar con impuestos especiales a la rentas monopólicas.


http://www.analitica.com/va/economia/opinion/7737017.asp



COMENTARIOS


Nombre:

Comentario:
Carácteres restantes: 200
captcha
Recibe los últimos articulos en nuestro boletín:



Nombre:
Teléfono:
E-Mail:
Mensaje:
Escribe los caracteres:
TIPO DE CAMBIO

Para operaciones de comercio exterior
$17.9308 M.N.
18-03-2016
NOTICIAS
En LTC queremos atender tus operaciones de IMP/EXP. Sabemos la importancia y cumplimiento de tu logística, contáctanos..
Copyright Mxico Importa y Exporta 2011. Sitio desarrollado por DirectorioVeracruz.com