El comercio exterior: retos y perspectivas para México


EL TRATADO DE LIBRE COMERCIO CON NORTEAMÉRICA (TLCN)

Hace aproximadamente 20 años que México apuntaló el modelo de promoción de exportaciones que orientan y fomentan sus actividades económicas signando el primer acuerdo comercial trilateral.

Vanguardista en el sentido que fue el primero de Latinoamérica y del mundo hispano parlante, en 1994 la economía mexicana se incorporó al Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos y Canadá, a pesar de las asimetrías en los volúmenes y grados de desarrollo de las economías firmantes.

Los resultados de la firma del TLC para la sociedad mexicana han sido heterogéneos, o mejor dicho, desiguales. En el análisis macroeconómico aparecen sectores que se han visto beneficiados por la apertura comercial y otros seriamente perjudicados, especialmente aquellos que exclusivamente suministraban sus productos y servicios al mercado nacional (interno).

La industria nacional del zapato, vestido, agricultura y ganadería tradicional (artesanal) fueron de los más afectados. Se considera que una de las razones de esa debacle fue el haberlos enfrentado a la competencia extranjera sin tomar en cuenta su atraso casi endémico en competitividad.
Los periodos de gracia estipulados en el acuerdo fueron insuficientes para alinearlos con los estándares de productividad, calidad y servicio internacionales. Las cadenas de valor en la producción se fracturaron, orillando a la quiebra a cientos de pequeñas empresas responsables de proveer bienes intermedios a las grandes productoras.

El desempleo, la caída en la demanda y la migración de la fuerza laboral a la economía subterránea y hacia Estados Unidos, no se hicieron esperar. Las disparidades regionales se agudizaron, acentuando más la polarización socioeconómica entre el sur y norte del país.

Se puede decir, con cierta ironía mesurada, que antes del TLC el subdesarrollo estaba mejor distribuido en el territorio nacional; fuera del Distrito Federal, Monterrey y Guadalajara, los niveles de desarrollo en el resto de la República eran más o menos similares; pero después de éste, la geografía económica cambió en detrimento o mejoría del nivel de vida de la población, todo de acuerdo con la localización geográfica de las familias.

La posibilidad de remediar las asimetrías post-tratado se vieron neutralizadas al oponerse terminantemente Estados Unidos a incluir en los acuerdos la movilidad de los trabajadores; el libre tránsito del recurso humano transfronterizo escapó a la habilidad de los negociadores políticos mexicanos.

No obstante, no todo es desolación y pobreza causado por el controvertido TLC. Los sectores, financiero, automotriz, electrónico, químico y farmacéutico, cervecero… entre otros, han atraído millonarias inversiones extranjeras directas que los han convertido en competidores de clase mundial, gracias a la desgravación de aranceles y a las ventajas locativas del territorio nacional que incentiva el libre comercio en el mundo capitalista.
La evaluación racional del TLC, después de casi 20 años de vida institucional, sin duda requiere de un balance económico y social que incorpore a los sectores ganadores y perdedores con el acuerdo.

Imprescindiblemente deberán aparecer variables a evaluar, como la generación de empleos (destruidos y creados), el monto de las inversiones, el número de empresas que abandonaron el mercado y las que se adhirieron a él, la magnitud anual de los flujos migratorios a Estados Unidos, el volumen y peso de la economía informal con respecto a las actividades económicas sujetas a tasaciones fiscales y de otra índole, cantidad de pobres en el país, monto de los salarios, niveles de inflación… etc. Después de ello, se podrá decir con cierta certeza si ha sido más benéfico que perjuicio para la sociedad.

EL TLCN SUJETO A REVISIÓN

Hay indicadores económicos que señalan la pérdida paulatina de competitividad del TLCN frente a otros acuerdos comerciales entre países. En 1994, América del Norte vendía al mercado internacional el 20 por ciento del total de las exportaciones mundiales; su contribución se redujo a 13 por ciento en 2012, señal inequívoca del reacomodo mundial de las potencias hegemónicas de las cuales, Estados Unidos ha cedido su liderazgo mundial o mejor dicho, su participación en el PIB mundial, en 1970 su aportación rebasaba el 25 por ciento; en cambio, en 2010 disminuía a menos del 20 por ciento del total del producto mundial.

De acuerdo con especialistas en la materia, la integración entre las tres economías no se ha logrado, los costos de intercambio en las transacciones comerciales, el tránsito interfronterizo y la vinculación en los procesos de producción entre clientes y proveedores (primer, segundo… nivel) de insumos y bienes intermedios, siguen siendo poco eficientes y demandan mejoras en la logística, infraestructura y equipamiento.

Además, los intereses de grupos bien organizados generalmente estadounidenses, continúan bloqueando los acuerdos establecidos en el TLCN mediante recursos legales (órdenes judiciales, suspensiones… etc.). El caso más comentado ha sido la negativa del gobierno americano de permitir el acceso de los transportistas mexicanos más allá de 20 millas de los límites de la frontera con México.
La agenda que se proponga para la revisión del TLCN, debe centrarse en la definición de políticas y estrategias para aprovechar las complementariedades entre los países dadas en los recursos naturales, tecnológicos, humanos, fiscales y financieros.

ALIANZA DEL PACÍFICO

La política comercial mexicana durante los últimos años ha sido proclive a promocionar las exportaciones del país a escala planetaria; prueba de ello, ha firmado 12 tratados de libre comercio, que incluyen más de 40 países, con naciones tan diferentes como Honduras, Japón o Israel. México, Colombia, Perú y Chile, están por formar un ambicioso acuerdo comercial, denominado Alianza del Pacífico. Este bloque de países aglutina casi 210 millones de habitantes, con un PIB de 2010.3 mmd.
A raíz del fracaso de la Organización Mundial de Comercio (OMC) por reducir los aranceles en el comercio mundial, la reacción de los mercados ha sido pasar de los acuerdos bilaterales a la formación de bloques. Esa nueva arquitectura del comercio, aún en formación, obligará a las autoridades a replantearse los acuerdos…

FUENTE: EL DIARIO

COMENTARIOS


Nombre:

Comentario:
Carácteres restantes: 200
captcha
Recibe los últimos articulos en nuestro boletín:



Nombre:
Teléfono:
E-Mail:
Mensaje:
Escribe los caracteres:
TIPO DE CAMBIO

Para operaciones de comercio exterior
$17.9308 M.N.
18-03-2016
NOTICIAS
En LTC queremos atender tus operaciones de IMP/EXP. Sabemos la importancia y cumplimiento de tu logística, contáctanos..
Copyright Mxico Importa y Exporta 2011. Sitio desarrollado por DirectorioVeracruz.com